Opinión y hechos

El modelo económico en boga incrementa las diferencias que debiéramos atenuar.

No resulta ocioso considerar que el bienestar de las personas y sus familias no está necesariamente ligado a las variaciones del PIB, como concluye el último Premio Nobel de Economía Angus Deaton, quien afirma, tajantemente, que se pueden tener altas tasas de crecimiento y sin embargo no solo no mejorar el bienestar, sino aumentar la desigualdad. Y también afirma que es posible mejorar a las poblaciones en extrema pobreza, aun en ausencia de crecimiento promedio.

En otras ocasiones ya habíamos comentado que eso es dramáticamente cierto en México donde, cuando hemos tenido crecimientos importantes, de alrededor de 5%, la mayor porción de éste es absorbida por los dos o tres deciles de la población con mayores ingresos, mientras que los deciles de menores ingresos no solo no crecen sino que frecuentemente disminuyen, en ese contexto. Aquí el papel de las políticas públicas para corregir ese comportamiento es fundamental.

Como varias veces nos lo ha recordado la OCDE, nuestro principal reto es bregar con la tremenda desigualdad que padecemos y, para ello, lógicamente necesitamos tener conciencia de lo que significa la globalización e impulsar la productividad para alcanzar mayor competitividad ---es decir, la principal moneda de cambio de esta mundialización, por la visión economicista que prevalece hasta caracterizar el fenómeno---.

También, en ese afán de estar a la altura de los requerimientos del nuevo orden mundial, necesitamos reforzar nuestro estado de derecho que padece problemas sumamente serios, porque ahí se encuentran muchas asignaturas pendientes: no sólo la falta de respeto a los contratos ---que en alguna forma reitera la preocupación por el orden económico, aun cuando puede beneficiar otros muchos ámbitos---, y la corrupción asfixiante que afecta a políticos, legisladores y jueces, provocando una pésima impartición y administración de la justicia.

La OCDE continúa ponderando nuestro buen manejo de la economía, sobre todo, la adopción de una política macroeconómica responsable, sostenida por varias décadas. Pero otros observadores están ya preocupados, porque nuestro endeudamiento y el déficit que lo ha venido causando, están nuevamente en una ruta peligrosa que nos podría llevar a otra crisis.

A muchos nos inquietan los efectos que ha provocado la última reforma fiscal que, lejos de intentar una mejor distribución de la riqueza en beneficio de los más pobres, les ha perjudicado: por ejemplo, ha mantenido el impuesto al valor agregado (IVA), en términos que se ha demostrado, hasta la saciedad, resultan regresivos.

En sentido contrario a la urgencia de incrementar el valor de la masa salarial, con respecto a otras formas de distribución de la riqueza, se han lastimado los ingresos de todos los trabajadores que reciben sus remuneraciones mediante nómina, por el castigo a la deducción de sus prestaciones sociales, a la mitad. Huelga decir que esta medida es aberrante, porque va en sentido contrario al que necesitamos para lograr atenuar las diferencias que hoy tanto nos laceran.

En otras ocasiones hemos argumentado que resulta absurda la decisión de no subir los salarios dizque debido a que no incrementamos nuestra productividad. Hemos hecho ver cómo, en algunas épocas la productividad ---cuando menos la que se puede medir en México, la manufacturera---, se ha incrementado en niveles importantes, de alrededor de 5% anual. Sin embargo, los salarios nunca han seguido esa misma suerte. BAM

Hechos:

Disminuye el crecimiento de la economía y se reducen los ingresos petroleros, pero los del gobierno aumentan ver...

Aunque prevalece un entorno externo complejo y volátil para las finanzas públicas, en donde los ingresos provenientes del petróleo han caído 36.7% durante el tercer trimestre del año, la Secretaría de Hacienda aseguró que la economía mexicana está creciendo, y no se percibe un mayor riesgo.

De tal suerte que el desempeño del mercado interno, junto con la correcta implementación de la reforma hacendaria, han permitido —en gran medida— compensar los menores ingresos petroleros a causa de una caída en el precio internacional del crudo de más de 60% desde junio del 2014.

De acuerdo con el “Informe trimestral sobre la situación económica, las finanzas públicas y la deuda pública”, que difunde la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), los ingresos petroleros, de enero a septiembre del 2015, sólo contribuyeron con 595,894.8 millones de pesos de los 915,165.1 millones de pesos que se tenían programados.

En el periodo de evaluación, la recaudación tributaria tuvo un incremento de 29.1% con ingresos de 1 billón 788,399.6 millones de pesos en favor de las arcas federales.

Dentro de este rubro destaca la evolución de la recaudación de los Impuestos Especiales Sobre Producción y Servicios (IEPS), que de enero a septiembre del 2015 presenta un incremento de 262.3 por ciento.

El impuesto a las bebidas azucaradas (refrescos), que hace unas semanas estaba en el radar de los legisladores, empresarios y sociedad civil, quienes se pronunciaban en contra de una posible disminución (para aquellos con el menor contenido de azúcar), logró que los IEPS recaudaran 257,036.4 millones de pesos.

En este rubro se incluye también el IEPS a gasolinas, que contribuyó con 156,093.7 millones de pesos, 133,379.8 millones más de lo programado al iniciar el año y pese a la caída en el precio del petróleo. El impuesto a los alimentos chatarra contribuyó con 12,156.7 millones de pesos.

(…) analistas concuerdan en que tanto el aumento en la recaudación del Impuesto Sobre la Renta como en el IVA se deben a la modificación en la reforma hacendaria, que le cargó la mano a las empresas del país, tendencia que se verá durante el 2016 pese a los incentivos que se brindaron con la aprobación de la Miscelánea Fiscal del siguiente año.

Al tercer trimestre del 2015, los ingresos presupuestarios del sector público se ubicaron en 3 billones 37,554 millones de pesos, monto superior en 3.4% anual en términos reales respecto del mismo periodo del 2014.

Los ingresos no tributarios del gobierno federal sumaron 197,423 millones de pesos e incluyen el aprovechamiento derivado del remanente de operación del Banco de México (Banxico) por 31,449 millones de pesos. Así, el crecimiento con respecto al tercer trimestre del 2014 de este agregado asciende a 42.4 por ciento.

Fuente: Paulina Gómez, El Economista, 1º de noviembre de 2015. http://bit.ly/1NORhJl

Latinoamérica y, dentro de ella, México de los más desiguales del mundo: La CEPAL ver...

En los países latinoamericanos y caribeños la reducción de la pobreza se ha estancado desde 2012 y la indigencia muestra una leve tendencia al alza por el escaso crecimiento económico mundial, el fin del “super-ciclo” de los productos básicos, mayor presión inflacionaria y disminución de la capacidad para generar y formalizar empleos, advierte la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

(…) más de la mitad de los habitantes de la región viven en pobreza (12 por ciento en indigencia, 22 por ciento en pobreza y 17 por ciento en vulnerabilidad), pero el porcentaje se incrementa entre la población indígena, afrodescendientes, discapacitados, adultos mayores, mujeres y niños.

El año pasado sumaron 167 millones de personas en situación de pobreza (la mitad en pobreza extrema) en 19 países analizados en la región que es considerada la más desigual del mundo en distribución del ingreso.

(…) muchos de los latinoamericanos en vulnerabilidad son egresados recientes de la pobreza, reciben ingresos apenas por arriba de la línea de la pobreza, y están expuestos a diversas carencias y riesgos como desempleo, falta de seguridad social, problemas graves de salud, endeudamiento a tasas muy altas de interés y pérdida de vivienda.

En el caso de México, el estudio señala que el quintil más pobre de la población apenas concentra 6.5 por ciento de todos los ingresos del país, en cambio, 38 por ciento de los mismos están en manos del quintil más rico.

La Cepal destaca que el trabajo es el más decisivo de los ámbitos que exacerban o mitigan las desigualdades entre la población, pues aunque aporta 80 por ciento de los ingresos de los hogares, 18.9 por ciento de los latinoamericanos que labora recibe ingresos por debajo de la línea de pobreza.

Sobre México menciona que el salario mínimo se ha estancado por casi 20 años, llegando a ser uno de los más bajos de América Latina…  el gasto público social per cápita en México llega a 953 dólares y representa 14.9 por ciento del producto interno bruto (PIB), menos que los mil 265 dólares per cápita y 18.8 por ciento del PIB que dicho renglón registra en Argentina, Uruguay, Brasil, Chile, Costa Rica y Panamá.

Fuente: Susana González, La Jornada, 2 de noviembre de 2015. http://bit.ly/1WrbBI4

BANXICO pronostica crecimiento del PIB ver...

El Banco de México (Banxico) redujo la amplitud del intervalo de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para 2015 de entre 1.7 y 2.5 por ciento previo a un rango de 1.9 a 2.4 por ciento para este 2015, a raíz de que hay una mayor información sobre la evolución de la actividad económica del país.

Banxico alertó que un menor dinamismo en el sector automotriz, sería un riesgo adicional a la baja sobre el crecimiento económico de México, a raíz de los problemas que algunos participantes del mercado han experimentado a nivel global. El gobernador del Banco de México detalló que la economía crecerá por debajo de su potencial hasta 2017.

En el marco de la presentación del Informe Trimestral de Inflación, Carstens aseveró que “la actividad económica en México muestra un ritmo de crecimiento moderado debido al débil desempeño de la demanda externa y un menor dinamismo de la inversión, toda vez que la actividad industrial no ha despegado”.

Por su parte, Joel Virgen, subdirector de análisis Macroeconómico y de Mercados de Banamex apuntó que otro de los riesgos a la baja que detectó el banco central es una recuperación más pausada de la economía estadounidense.

La autoridad monetaria prevé un aumento de entre 640 y 710 mil puestos de trabajo en afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) este año, en comparación con la expectativa de un alza de entre 560 y 660 mil puestos en el informe anterior, dado el comportamiento mejor al previsto en lo que va del año y que la recuperación en este indicador ha sido más vigorosa que la de la actividad económica.

Pese a que el Banxico reconoce que las expectativas de inflación están ancladas y que terminaría el 2015 con una tasa de crecimiento abajo de tres por ciento, el mayor riesgo para la inflación sigue siendo la excesiva volatilidad financiera. Si persiste la volatilidad del mercado, el tipo de cambio podría depreciarse aún más y podría afectar las expectativas de precios, subrayó el banco central.

Fuente: Clara Zepeda, El Financiero, 5 de noviembre de 2015. http://bit.ly/1H95GQQ

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar