Opinión y hechos

La deuda y el déficit hacen peligrar nuestra estabilidad.

Los dos protagonistas gigantes que están impactando, de diversa manera, a la economía mundial, son Estados Unidos y China.
El Presidente Bill Clinton dejó un superávit de 3% del PIB. Pero a lo largo de las administraciones de George Bush y de Barack Obama, el déficit y la deuda de Estados Unidos crecieron de manera extraordinaria: En 2002, la deuda norteamericana era de 750 millones de dólares, y en 2015 ha cerrado en 4,500 millones de dólares, y como esa moneda sigue siendo la principal reserva de las tesorerías del mundo, exportó su problema a todo el orbe.
La Reserva Federal mantuvo la tasa de interés prácticamente en cero pero, después de casi tres años de advertir que podría subirla, en efecto, recientemente ---el 16 diciembre de 2015--- la subió un cuarto de punto. Con ello generó una conmoción en los mercados, no tanto por el impacto inmediato como por la perspectiva, en el futuro a mediano plazo, de que la tasa de interés siga subiendo.
Los precios de los commodities subieron de manera importante, pero ya comenzaron a bajar, generando problemas para los países productores, pero beneficiando a los consumidores.
La depreciación del peso ha traído como consecuencia el incremento del costo de nuestras importaciones, pero ha beneficiado a los exportadores aunque solo un poco, porque la producción manufacturera en USA no repunta, y su demanda de insumos y partes para la industria, está estancada. A pesar de todo hemos venido creciendo al 2.5% anual.
En los últimos tres años, el gobierno mexicano ha incrementado su deuda en un 10% del PIB, llegando al 48% de esa variable. Y, a pesar de que tanto los gastos como los ingresos del gobierno variaron, en un aproximado de 3%, el déficit ha venido creciendo. En 2014, fue de 543 mil millones de pesos y al cierre de 2015 anda alrededor de 640 mil millones.
La situación de algunos países latinoamericanos importantes también afectará a México, porque el mercado latinoamericano es observado como un todo por los inversionistas institucionales: Brasil se espera que disminuya un 4% en este año, con la complicación de las olimpiadas y, en Venezuela, nadie sabe en qué parará la crisis política que, a su vez, ha acarreado una situación económica sumamente crítica.
El Banco de México ha advertido que la volatilidad internacional no desaparecerá pronto. Por ello, el gobierno debiera recortar su gasto y tratar de acelerar las consecuencias positivas que pudieran derivarse de las reformas.
Según el INEGI, en la encuesta que levanta cada mes entre el empresariado se trasluce un ambiente de pesimismo: el índice de confianza del sector manufacturero bajó 1.6 puntos, en el sector de la construcción cayó 2.9 puntos, y en el sector comercial la disminución fue de 3.1 puntos. Esto parece lógico porque los recortes en el gasto público han afectado todavía más las inversiones en infraestructura, y el sector manufacturero está sufriendo la caída en la demanda de partes para la manufactura norteamericana, que sigue disminuyendo su ritmo.

Desde luego, no es ningún consuelo, pero la situación internacional está muy complicada. De hecho, Estados Unidos no ha podido salir de su crisis. La Reserva Federal, como ya lo mencionamos, incrementó la tasa de interés apenas en diciembre y algunos especialistas especulan con la posibilidad de que tenga que regresar, sobre sus pasos, para bajarla prácticamente a cero, nuevamente. BAM

Hechos:

El Banco de México insiste en la necesidad de conservar un marco macroeconómico sólido ver...

Ante el riesgo de que la volatilidad financiera internacional permanezca alta e incluso se incremente, el Banco de México (Banxico) dijo que: “Es fundamental mantener un marco macroeconómico sólido en nuestro país”.

“Será necesario llevar a cabo los ajustes requeridos en las finanzas públicas, incluyendo a Pemex, para absorber el choque a los ingresos públicos que ha representado la caída y el deterioro de las perspectivas del precio del petróleo”.

Modificar la postura de política monetaria cuando sea pertinente y continuar con la implementación de reformas estructurales también será necesario, según la institución, pues el balance de riesgos de crecimiento e inflación se deterioró internamente y a nivel global.

La tasa de referencia en México es la más baja de toda América Latina, por abajo incluso de la de Chile, un país que cuenta con una mejor calificación crediticia. El Banco Central de Brasil es el que encabeza el ciclo de alza en tasas al ubicarla en 14.25 por ciento y acumula un aumento de 700 puntos base desde abril del 2013.

En segundo y tercer lugar se encuentran los bancos centrales de Colombia y Perú con incrementos en sus tasas de 275 y 75 puntos base, respectivamente. El primer país inicio su proceso de ajuste en abril del 2014 y el segundo en septiembre del 2015. En cuarto lugar, se encuentra Chile con incremento acumulado de 50 puntos desde su mínimo establecido el año pasado. Actualmente se ubica en 3.50 por ciento.
Apenas en diciembre, Banxico elevó su tasa de referencia en 25 puntos base para ubicarla en el actual 3.25 por ciento, de la mano de la política seguida por la Fed.

El Banco de México, es el instituto central que cuenta con mejores condiciones para el manejo de su tasa, debido a sus fundamentales, entre los que destaca la inflación históricamente baja, de 2.13 por ciento, y una expectativa de crecimiento de 2.70 por ciento para este año.

Fuente: Esteban Rojas y Abraham González, El Financiero, 5 de febrero de 2016. http://bit.ly/1VUqxKb

Los pronósticos de crecimiento se han venido ajustando a la baja ver...

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, declaró que en el 2016 crecerá 2.5%, superior a los dos años anteriores pero menor al 3% pronosticado.

Pese a que Carstens resalta esta noticia como buena, pues el país está en compleja situación económica en el espectro internacional, México esperaba entre 3 a 3.5% en su economía.

Con esto el país mantiene expectativa de 2.5%, que aunque es menor que el pronóstico, la economía nacional creció sólo 2.1% en 2014 y 2.3% en 2015, lo que significaría aumento frente a los años previos.
Antecedentes de expectativas altas pero fallidas son ya parte del progreso del país:

En 2014 se esperaba crecimiento de 2.9% pero cayó al 2.1%, según datos del INEGI. En 2015 pronosticaron crecimiento mayor del 3% pero cayó al 2.3%.

Fuente: Tiempo.com.mx, 5 de febrero de 2016. http://bit.ly/1PbA0Ll

Los bancos y las bolsas de valores siguen teniendo una inestabilidad preocupante ver...

Los focos rojos se encendieron en Europa, ante la caída en el precio de las emisiones de importantes instituciones financieras, lo que provocó caídas generalizadas en los indicadores bursátiles. Destacó la baja de 5.63% de la Bolsa de Valores en Milán, de 4.88% en España, y 4.05% en el mercado accionario francés.
Los instrumentos de política monetaria expansiva para incentivar la economía de la región han llevado a terreno negativo las tasas de referencia; este escenario ha generado nerviosismo por la viabilidad del negocio bancario.

En las jornadas pasadas, el principal banco alemán, el Deutsche Bank, dio señales de debilidad; en lo que va del año, la emisión en la Bolsa de Frankfurt de esta institución cayó 6.14%, con este resultado ha perdido 39.25%; bajo ese comparativo, la mayor pérdida que se observa en todo el 2016 es para el banco italiano BMPS, con un descenso en su cotización de 60.68 por ciento.

Tan sólo en Francia, Société Générale retrocedió 12.57% y BNP Paribas 6.02 por ciento. En Italia, Ubi Banca cayó 12.11% y BMPS 9.88%, en tanto que en España, Bankia se desplomó 7.64% y BBVA 7.14 por ciento. Las cosas no fueron mejor para Londres, donde Barclays perdió 7.01% y Standard Chartered 5.09 por ciento.
Por su parte, los bancos en Estados Unidos vivieron una jornada complicada que los llevó a desplomar el precio de su acción.

Los títulos de Bank of America fueron los que más cayeron en la sesión del jueves en la Bolsa de Nueva York, con un detrimento de 6.8%, a 11.16 dólares, seguido por Citi Group, con 6.5%, a 34.80 dólares por papel… los de Morgan Stanley bajaron en precio 4.45%, a 21.69 dólares, mientras que los de JPMorgan disminuyeron 4.41%, a 53.07 dólares por papel; con un menor impacto, las acciones de Wells Fargo culminaron con un detrimento de 2.19%, a 45.16 dólares, mostraron datos del Nyse.

En México, los bancos culminaron con detrimentos menores a 1.5 por ciento. Grupo Financiero Banorte registró una caída en el precio de su acción de 1.44%, a 32.96 pesos; le siguió Santander México, con 1.16% menos, a 26.52 pesos, e Inbursa, con 0.93% de caída, a 29.90 pesos.

Wall Street cayó este jueves por la misma tormenta que derribó al petróleo y las plazas europeas: el Dow Jones perdió 1.60% y el NASDAQ 0.39 por ciento. El índice extendido S&P cayó 1.23%, a 1,829.08 unidades.
Además, la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, “no dijo nada tranquilizador” al comparecer el miércoles y jueves ante ambas cámaras del Congreso para informar sobre la economía de Estados Unidos, declaró Art Hogan, de Wunderlich Securities.

La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) cayó 0.41%.

Fuente: EL Economista, 11 de febrero de 2016. http://bit.ly/20PZxlK

Los intereses de la deuda superaron el gasto de combate a la pobreza ver...

El gobierno destinó el año pasado 407 mil 894 millones de pesos para el pago de intereses, comisiones y demás gastos por la deuda pública, monto 6.5% superior a los 382 mil 935 millones de pesos que desembolsaron 11 secretarías y tres ramos generales contra la pobreza.

(…) el sector financiero y los inversionistas, tanto nacionales como extranjeros que son acreedores de la deuda pública, se llevaron 8.3% del gasto público total en 2015… es superior al 7.8% del gasto total para mejorar las condiciones de 55 millones de mexicanos que sobreviven con carencias sociales y económicas.
(…) respecto de 2014, el gasto en combate a la pobreza creció 1.2% real anual en 2015, en tanto que lo ejercido en el costo financiero de la deuda aumentó 14.8% real en el mismo periodo.

La cifra aprobada por el Congreso en 2015 para los programas de superación de la pobreza fue de 414 mil 896 millones de pesos. Luego del anuncio del recorte al gasto público a finales de enero del año pasado, dichos programas quedaron con un presupuesto neto de 386 mil 600 millones de pesos y, finalmente, el gasto observado al cierre del año fue de 382 mil 935 millones de pesos.

Fuente: Paulo Cantillo, Excélsior, 22 de febrero de 2016. http://bit.ly/1WDlXAn

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar