Opinión y hechos

Nuestra economía ha prohijado tremendas e inaceptables diferencias.

Aun cuando los registros administrativos nos indican un incremento anual del orden de 4.2% en los trabajadores afiliados al IMSS, éstos no corresponden necesariamente a empleos nuevos. Lo cierto es que de los 88 millones de personas en edad de trabajar tenemos una población económicamente activa de 52.6 millones, de las cuales se encuentran ocupadas 50.3, sub-ocupadas 4.2, con empleo formal 21.2, informales 29.0, y desocupadas 2.3, millones.

Nuestra economía y el entorno mundial.

A partir de la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que fue seguido de las firmas de otros varios tratados, prácticamente con el resto del mundo, los incrementos del comercio internacional han sido notables: en los años de 93 a 99, el monto del comercio era de 190 mil millones de dólares; de 2000 a 2006, el promedio fue de 370 mil; y en el periodo comprendido entre 2007 y 2014, ese monto anual ascendió a 650 mil millones de dólares. México es, pues, una potencia exportadora, y en términos de la economía interna el comercio internacional que representaba 40% del PIB, ha llegado casi a 60%.

Un segundo balance del Papa en la Audiencia Pública en Roma.

En el balance que ha hecho el Papa en la primera audiencia pública después de su viaje, ha hecho notar que el motivo fundamental era asistir a la apertura de El Encuentro de las Familias, en Filadelfia, donde ha insistido en la trascendencia de la institución familiar como la alianza fecunda entre el hombre y la mujer, y como la gran respuesta a los desafíos de este mundo nuestro con la globalización y los extraordinarios descubrimientos científicos y técnicos, notables adelantos, pero también del materialismo que nos ahoga y del modelo económico consumista, egoísta, con su individualismo exacerbado.

La acogida al Papa ha tenido un carácter excepcional.

El Papa Francisco ha visitado Estados Unidos por primera vez en su vida. Se ha encontrado así con ese gran país que tiene una mayoría protestante, atomizada en una cantidad enorme de denominaciones de iglesias históricas, y de otras que mucho se asemejan a sectas, pero también con la comunidad católica más grande en un país desarrollado. La mayoría de los católicos tiene origen latino, o está conformada por los llamados “hispanos”, es decir latinoamericanos y, dentro de ellos, una porción mayoritaria de mexicanos.

Los viajes y mensajes del Papa repercuten en México.

El mensaje, pues, del Papa, a los políticos, legisladores, funcionarios y hacedores de políticas públicas es claro: no se puede ignorar, deformar o inventar caprichosamente la verdad del hombre, pero se deben armonizar legislación y políticas públicas a las nuevas circunstancias. Todo eso, sin duda, se abordará en el Sínodo de la Familia que ha comenzado el 4 de octubre, en el Vaticano, después de haber sido celebrado una suerte de pre sínodo, el año pasado, cuyo fruto han sido los documentos de trabajo para esta importante reunión.