Opinión y hechos

La civilización del espectáculo abona a la enervación de la sociedad.

La aprehensión de “El Chapo” adobada con la telenovela diseñada alrededor de él por la presunta relación con la artista y productora cinematográfica Kate del Castillo, con los enredos de un actor norteamericano, Sean Penn, jugando a la entrevista periodística y a la posibilidad de realizar, entre ambos, una película autobiográfica del famoso capo ha evidenciado, al compararse con el proceso nunca abierto en contra de Humberto Moreira, la persistencia de dos pesas y dos medidas en la justicia mexicana.

Las consecuencias del encausamiento penal de Humberto Moreira, son importantes.

Las consecuencias de la detención de Humberto Moreira, en España, son desde luego delicadas para él en lo personal y para su familia, porque es un presunto delincuente que  tendrá que enfrentar un sistema judicial no fácilmente vulnerable por los intereses políticos en México que, hasta ahora, le han protegido.

En numerosas localidades del país, los ciudadanos viven sin ley ni derecho.

La vigencia de la ley en México está en duda porque en numerosas localidades del país, estados completos y en muchos municipios no existe un Estado de derecho. El gobierno afirma que algunos índices relacionados con los delitos que se llaman de alto impacto ---porque afectan gravemente a la vida comunitaria, descoyuntándola---, homicidios, robos con violencia, secuestros, extorsiones y desapariciones pareciera que han mejorado, pero la percepción en la opinión pública es que nos encontramos en una situación igual o peor que en el sexenio anterior.

La productividad es, fundamentalmente, responsabilidad de las empresas.

La responsabilidad fundamental del aumento de la productividad reside en los empresarios. Ellos la pueden lograr mediante la capacitación a sus trabajadores, la adopción de mejores tecnologías, y el diseño de incentivos a la productividad que obren como estímulos eficaces para los colaboradores. Asumiendo las empresas iniciativas como ésas, la productividad necesariamente aumentará ---rompiendo el círculo vicioso: que produce salarios deprimidos como consecuencia de una productividad baja---, porque a los emprendedores no les quedará otra salida que lograrlo.

El modelo económico en boga incrementa las diferencias que debiéramos atenuar.

No resulta ocioso considerar que el bienestar de las personas y sus familias no está necesariamente ligado a las variaciones del PIB, como concluye el último Premio Nobel de Economía Angus Deaton, quien afirma, tajantemente, que se pueden tener altas tasas de crecimiento y sin embargo no solo no mejorar el bienestar, sino aumentar la desigualdad. Y también afirma que es posible mejorar a las poblaciones en extrema pobreza, aun en ausencia de crecimiento promedio.