Pisca de sal

Año 9 No. 384

 (157) El bien común presupone el respeto a la persona humana en cuanto tal, con derechos básicos e inalienables ordenados a su desarrollo integral (los llamados derechos humanos). También reclama el bienestar social y el desarrollo de los diversos grupos intermedios, aplicando el principio de la subsidiariedad. En­tre ellos destaca especialmente la familia, como la célula básica de la sociedad.

Carta Encíclica Laudato Si,  Papa Francisco, Roma, 24 de mayo de 2015.