Pisca de sal

Año 9 No. 386

(179) Dado que el derecho a veces se muestra insuficiente debido a la corrupción, se requiere una decisión política presionada por la pobla­ción. La sociedad, a través de organismos no gubernamentales y asociaciones intermedias, debe obligar a los gobiernos a desarrollar normativas, procedimientos y controles más rigurosos. Si los ciudadanos no controlan al poder político –na­cional, regional y municipal–, tampoco es posi­ble un control de los daños…

Carta Encíclica Laudato Si’, Papa Francisco, Roma, mayo de 2015.