Pisca de sal

Año 8 No. 396

“Cada vez que aceptamos un soborno y lo metemos en el bolsillo, destruimos nuestro corazón".

“No solo en la política, en todas las instituciones, incluido el Vaticano, hay casos de corrupción. La corrupción es dulce como el azúcar, nos gusta y es fácil, pero después terminamos mal”.

“Como en todas las cosas hay que empezar, si no quieres corrupción en tu corazón, en tu vida, en tu patria comienza por ti. Si no empiezas tú tampoco va a empezar el vecino”.
“Lo que se roba a través de la corrupción se va a reflejar en la falta de bien que se pudo hacer y no se hizo. Va a quedar en los chicos enfermos, con hambre… porque el dinero que era para ellos, por tu corrupción te lo guardaste para tu beneficio. Chicos y chicas, la corrupción no es un camino de vida: es un camino de muerte”.

Extractos de las notas periodísticas, acerca del discurso improvisado del Papa Francisco  en el estadio Kasarani de Nairobi, Kenia, el 27 de noviembre de 2015.