Videos

Sistemas políticos ¿fracasados? Sociedades y culturas ¿fracasadas?

Desde el Humanismo, reflexionemos:

Sistemas Políticos ¿fracasados? Sociedades y culturas ¿fracasadas?

He tenido una muy buena lectura recientemente, este librito una maravilla de José Antonio Marina, “Las Culturas Fracasadas”, fíjense nada más el subtítulo: “El Talento y la Estupidez de las Sociedades”. Empieza con una cita muy buena: “El hombre ocasionalmente se tropieza con la verdad, pero en la mayor parte de las ocasiones se levanta y sigue su camino”.- Winston Churchill.

Este libro se centra en tratar de ubicar qué es lo que hace a una sociedad estúpida, sí, sin sentido, que hace cosas absurdas y que dañan. En una parte muy importante dice: “Si una sociedad inteligente sabe resolver los problemas sociales creando capital comunitario y ampliando las posibilidades de acción de sus miembros -lo que ahora llaman empowerment-, una sociedad estúpida hará lo contrario, crea más problemas de los que resuelve, destruye capital comunitario y entontece o encanalla a sus ciudadanos. Esto lleva a colapsos de diversos tipos, me viene a la mente el gobierno de Maduro, en Venezuela, es un buen ejemplo de lo que este filósofo llama un modelo estúpido y que lleva al colapso.

La falta de inteligencia social se caracteriza por la incapacidad de darse cuenta de los problemas o por no reconocer el efecto de las propias acciones. Hayek diría que la gran estupidez está en no reconocer que nuestra supervivencia depende de una sabiduría implícita, un gigantesco capital comunitario creado a lo largo de la historia que sostiene nuestros sistemas normativos e institucionales.

Otro caso es Grecia. Grecia vivió de manera contraria a esta sabiduría implícita: “No gastes mucho más de lo que tienes, no seas irresponsable…” ¿Pero qué hicieron varios de los gobiernos de Grecia? Estupidez, tras estupidez y ahora están al borde del colapso.

Pero no nos vayamos tan lejos ¿qué pasa en nuestro país? Cuando vemos que la ruptura de nuestro tejido social ha llevado a la ruptura del Estado de Derecho, es un asunto que no se arregla nada más con leyes, pero sí se puede empeorar con leyes.

Cuando vemos muchos de esos problemas en esas comunidades es por el debilitamiento de los lazos familiares, por las rupturas de las familias, por la desatención a los hijos, por el no preocuparse de la vida humana de los otros.

¿No será algo estulto el tipo de legislaciones que se proponen recientemente? ¿O de las regulaciones de la Suprema Corte de Justicia?

Hay que pensar muy bien, no vaya a ser que estemos encaminando a nuestro país al colapso.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.